ENFRIADO, GRIPE Y BRONQUIOLITIS: ENFERMEDADES RESPIRATORIAS HABITUALES EN INVIERNO

En invierno aumenta la incidencia de enfermedades respiratorias, como resfriado, gripe y bronquiolitis. Se trata de enfermedades que se transmiten fácilmente de una persona a otra a través de las gotitas que se expulsan al toser, estornudar o hablar. Y estas gotitas pueden inhalarse o recogerse de objetos o superficies contaminadas y por contacto con personas infectadas.

Resfriado Común

Es una infección viral que afecta a las vías respiratorias superiores, causada principalmente por virus del grupo rinovirus.

Síntomas

Los síntomas más comunes son:

  • Mucosidad nasal
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Estornudos
  • Ojos llorosos
  • Febrícula

Tratamiento

El resfriado es una enfermedad leve que se cura espontáneamente en unos días si no existen complicaciones. De hecho, no hay ningún medicamento que lo cure, pero hay algunos, como el paracetamol, que ayudan a mejorar sus síntomas: el dolor de cabeza, la febrícula y las demás molestias.

También se pueden seguir una serie de recomendaciones útiles para aliviarlos:

  • Descansar y beber agua, zumos, caldos o infusiones. Si no se tiene hambre, no es necesario comer alimentos sólidos.
  • No fumar. Puede ser un buen momento para dejar definitivamente el tabaco.
  • Ponerse a menudo suero fisiológico o agua con sal en nariz.
  • Para la irritación de la garganta van bien los caramelos sin azúcar.

Además, debe tenerse en cuenta que es muy importante no dejar ningún otro tratamiento que se esté siguiendo.

Gripe

La gripe es una enfermedad respiratoria vírica que se contagia fácilmente de una persona a otra. Cuando llega el frío, los casos de gripe en la población; en Cataluña es frecuente que se presente la epidemia a partir de la segunda quincena de diciembre y primeras semanas de enero.

Síntomas

Es una infección viral que afecta a las vías respiratorias superiores e inferiores, es decir, la nariz, la garganta, la laringe, la tráquea y los pulmones. La gripe comienza de forma brusca y los síntomas incluyen:

  • Fiebre alta
  • Tos seca
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular
  • Fatiga

Tratamiento

En la mayoría de casos, las personas se recuperan en una o dos semanas sin necesidad de tomar medicamentos específicos, tratando sólo los síntomas para aliviar el malestar (analgésicos, antitérmicos).

En los niños muy pequeños y las personas mayores, con enfermedades graves o con diversas enfermedades crónicas puede provocar complicaciones graves como neumonía, otitis, sinusitis, deshidratación o agravamiento de una enfermedad crónica de base (por ejemplo, insuficiencia cardíaca, asma o diabetes).

Para prevenir estas complicaciones y evitar la infección, la vacunación es la medida más efectiva.

Bronquiolitis

La bronquiolitis afecta principalmente a bebés y niños pequeños. Generalmente está causada por el virus respiratorio sincicial (VRS) y cada año es la causa más frecuente de hospitalización en niños menores de dos años.

Síntomas

Durante los primeros 2-3 días los síntomas de la bronquiolitis son similares a los del resfriado común y pueden incluir congestión nasal, tos seca y fiebre.

A medida que la enfermedad evoluciona, sobre todo en niños menores de un año de edad, la tos puede aumentar y añadirse dificultad respiratoria y ruidos pulmonares (sonidos relativamente agudos que se producen al respirar). Como consecuencia, el niño puede presentar dificultades para comer o vómitos.

El proceso suele durar entre 7 y 10 días pero la tos puede persistir hasta 2-3 semanas. En la mayoría de casos, los niños afectados evolucionan favorablemente, pero algunos requieren de ingreso hospitalario

¿En qué casos es necesaria una atención médica urgente?

  • Cuando el niño respira muy rápido
  • Si tiene que hacer mucho esfuerzo por respirar (se le hunde el pecho, mueve mucho el abdomen, emite un gemido al respirar).
  • Rechaza los alimentos o tiene dificultades para ingerirlos.
  • Vomita y tiene los pañales demasiado secos (podría ser síntoma de deshidratación).
  • Presenta fiebre muy alta.
  • Tiene la piel, los labios o la lengua de un color azulado.
  • Realiza pausas respiratorias.

Tratamiento

El tratamiento es principalmente de soporte para mejorar los síntomas respiratorios y es necesario seguir siempre las recomendaciones del pediatra/a.

Se recomienda:

  • Hacer lavados frecuentes de la nariz con suero
  • Colocarlo en posición semiincorporada para facilitar la respiración.
  • Si tiene fiebre, administrarle medicamentos para bajarla.
  • Darle de comer más a menudo y en pequeñas cantidades.
  • Procurar que se mantenga hidratado.

En la mayoría de casos, los niños afectados evolucionan favorablemente, pero algunos requieren de ingreso hospitalario.

La medida más efectiva para proteger a los bebés de la enfermedad y de las complicaciones que se pueden derivar es la inmunización contra el virus responsable de la mayoría de los casos: el virus respiratorio sincicial (VRS).

En conclusión, aunque en invierno aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias, pueden evitarse o aliviarse manteniendo buenas prácticas de higiene, como lavarse las manos regularmente o ventilar los espacios cerrados y buscando atención médica cuando sea necesario.

/ Blog / Tags: , ,
ES